domingo, 16 de febrero de 2014

Tarta de San Valentín para Mister Sugar: receta de cream cheese de princesas.


Hola mis dulces!!!!
Finaliza un fin de semana muy especial para unos, y un rollo consumista para otros. Si nos ponemos a buscar el origen de esta colorida fecha nos vamos a encontrar un sin fin de teorías: desde un fraile, que si los egipcios o los griegos, hasta la procreación entre aves sale a la luz, y eso sin contar los que creen fielmente que todo es gracias a la manipulación de las grandes cadenas comerciales como un día de grandes ventas.


Desde mi punto de vista, nos preocupamos demasiado analizándolo todo, y no creo que haya que verlo como una fecha en que la gente está casi obligada a regalar algo, yo prefiero quedarme con la idea de que es un bonito día para amar la vida… a nuestra familia, a nuestra pareja, a nuestras mascotas, a nuestros amigos… en definitiva: un día para celebrar lo bonito que es tener a alguien a quien amar.


Y en ese sentido: yo me siento una afortunada, porque tengo un montón de personas a las que adoro, y con las que me siento muuuuy querida, así que: sí, para mí es un bonito día en el que darme cuenta de la suerte que tengo de tenerlos a mi lado.


Así que esta tarta se la hice para la guinda de mi pastel: mi marido, amigo, compañero y sufridor incansable de mis locuras e ideas paranoides “Mister Sugar”.

Se trata de una combinación de bizcochos: de chocolate blanco red velvet, y rellena de algo que tenía muchas ganas de probar y que resultó una mala idea, porque casi me la como a cucharadas según la iba rellenando… porque está: TREMENDA!!!: Cream cheese de Princesas! Y es que desde que probé esa esencia... la había empleado en bizcochos, buttercreams, galletas... pero me faltaba la combinación con la crema de queso... y resultó ser perfecta: aromas a almendra, vainilla y limón con el queso... uffffff qué rico! Así que sin más rodeos de los míos, os dejo con la sencilla receta.


CREAM CHEESE FROSTING DE PRINCESAS


  • 300 g de queso tipo Philadelphia bien frío 
  • 200 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente 
  • 500 g de icing sugar. Azúcar glas en su defecto. 
  • 2 cucharaditas (2 teaspoon) de esencia de princesas 


  1. Se bate la mantequilla durante 4 o 5 minutos.
  2. Una vez la mezcla haya blanqueado, se le añade el queso bien frío y la esencia de princesas y batimos nuevamente a velocidad media, hasta que los ingredientes estén bien integrados, y añadimos, por último, el azúcar (poco a poco) hasta que consigamos una mezcla suave y cremosa.

Un beso enoooooooooorme y no se olviden de quererse mucho!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.